En Artículos

La cotización del bitcoin se ha disparado en los últimos años y como veremos a continuación la volatilidad que presentan las criptomonedas no es apta para cardíacos.

Ante tal subida muchos inversores se están preguntando si es buena opción realizar inversiones en bitcoin.

Para responder a sus inquietudes, lo primero es tener presente unas nociones básicas sobre lo que supone la compra de bitcoin, los riesgos asociados y los procesos de oferta mediante el “bitcoin mining”.

¿Qué es el bitcoin?

El bitcoin es una moneda virtual, así de simple.

En 2009 se decidió lanzar para poder realizar operaciones en la red, pudiendo de este modo utilizarse como medio de pago electrónico.

No es la única moneda de este tipo, existen otras más cómo Amazon coin y Etherum, aunque sin duda es la más popular.

La primera característica que hace al bitcoin una inversión riesgosa es la falta de control gubernamental y la ausencia de un Banco Central que las imprima de acuerdo con las condiciones económicas y los niveles inflacionarios.

La falta de regulación sobre las criptomonedas las convierte en una inversión incierta, debido a la inseguridad jurídica que pesa sobre ellas.

Su producción y valor únicamente se basan en la oferta y la demanda. Dentro de lo que es el mercado de divisas, el bitcoin es la moneda más inestable, con fluctuaciones escalofriantes.

Un ejemplo de las cotizaciones y el riesgo del bitcoin

Si tomamos un gráfico diario de las cotizaciones del bitcoin respecto al dólar y analizamos su evolución, concluiremos lo siguiente:

  1. La moneda cerró enero del 2015 con un valor de 217,4 dólares. Para entendernos, comprar un bitcoin valía 217,4 dólares.
  2. Un año más tarde, en enero de 2016, la moneda virtual cerró el mes a 368 dólares. La revalorización en un año supone un 69,27%. Pero esto no es nada para lo que está por llegar.
  3. En enero de este 2017, el valor del bitcoin se sitúa en los 970 dólares. La revalorización anual es de un 163,59%.
  4. Pero la gran subida se ha producido estos meses atrás. El día 1 de julio de 2017 el bitcoin se situó en los 2420 dólares.

A pesar de todo lo expuesto, no todo han sido alegrías por las subidas.

Las oscilaciones que ha venido marcando en períodos diarios e intradiarios han hecho del bitcoin una moneda no apta para las inversiones, quedando reservada para el trading más agresivo.

New Call-to-action

Volatilidad extrema

Un ejemplo es que el máximo lo marcó en los 3.000 dólares, el día 12 de junio.

Tras alcanzar esas cotas, el bitcoin se desplomó un 20% en tan solo una jornada. En los tres días siguientes se depreció hasta casi los 2000 dólares, para después recuperar algo.

El trading con bitcoin no es recomendable tampoco para todos los traders experimentados. Es una moneda que en un período de 15 minutos puede dejar al mejor trader fuera del mercado.

Para especular con bitcoin es necesario un cierto nivel de capital y una gestión del riesgo extrema.  En muchas de estas operaciones, incluso intradiarias, es muy sencillo que un trader pierda una parte importante de su capital.

En una hora simplemente, esta moneda puede oscilar más de 100 dólares y en 15 minutos más de 30 dólares, poniendo a prueba en cada momento los nervios y las estrategias del trader.

Invertir en bitcoins es cuanto menos es peligroso para un inversor medio que únicamente pretenda revalorizar sus ahorros.

Si el mercado de divisas tradicional ya es un mercado volátil y especulativo, el realizar trading con bitcoin es llevar al propio trading a su zona más extrema. No hay que dejarse llevar por la emoción de las posibles ganancias, porque las pérdidas pueden ser incluso más importantes.

¿Cuáles son las perspectivas de cotización del bitcoin?

Cómo se ha mencionado, el bitcoin únicamente depende de la oferta y la demanda.

No existe ningún factor macroeconómico que pueda indicar el sentido de esta moneda.

Con los bitcoins el sistema no funciona igual que el sistema monetario tradicional, en el cual los Gobiernos y los Bancos Centrales controlan la masa monetaria para tener bajo control la inflación.

En el mundo de los bitcoins la masa monetaria funciona de una forma muy diferente. Es lo que se denomina la minería de los bitcoins o bitcoin mining.

Bitcoin mining: matemáticas para crear la moneda

Este proceso de mining se lleva a cabo resolviendo problemas matemáticos compitiendo entre sí cada 10 minutos.

El premio son bitcoins, por lo que obliga a los competidores a desarrollar potencia informática a cambio de una recompensa en dinero virtual. Así se crean los bitcoins.

La tecnología que subyace detrás del bitcoin es la llamada blockchain. Muchos expertos afirman que traerá cambios radicales a nuestras vidas, pero el alcance de estos cambios está todavía por ver. Hay mucho ruido informativo en cuanto a las perspectivas del bitcoin.

Analizando la situación de este modo, parece impensable que el bitcoin llegue a cotizar de un modo previsible, y mucho menos que pueda ser objeto de un análisis financiero serio.

Todo depende de las transacciones, o lo que es lo mismo, la oferta y la demanda. Los datos objetivos para realizar un análisis fundamental son muy poco transparentes y su futuro es incierto, porque la oferta depende en gran parte del desarrollo del proceso de mining.

¿Cuál será el futuro del Bitcoin?

En la actualidad existen en circulación 14 millones de bitcoins y podrían ser 18 millones en 2020, pero esa no es la pregunta.

Las preguntas claves son:

  • ¿Cuántos bitcoins habrá en circulación, no en ahorro como hasta ahora?
  • ¿Hasta qué punto utilizará la sociedad el bitcoin y aumentará su demanda?

Aún así existe otra pregunta más importante: ¿Existirá una legislación que frene la producción y transacciones del bitcoin?

Pero en un principio, lo que un inversor debe tener siempre presente es la cantidad de riesgos que presenta esta moneda y a los cuales se enfrenta:

  • Falta de regulación
  • Imprevisibilidad de sus cotizaciones
  • Alta volatilidad
  • Mucho ruido informativo.

Invertir con divisas tradicionales tiene ya de por sí muchos riesgos, el inversor no obtiene ni intereses ni dividendos, únicamente depende del precio de compra y el precio de venta de la divisa en cuestión para obtener beneficios.

Con las altas volatilidades y la falta de objetividad en los factores fundamentales, el bitcoin se convierte en una de las inversiones con mayor riesgo existentes.

form-7-claves
Posts recientes

Buscar