En Artículos

Las inversiones indirectas, es decir aquellas en las que un inversor adquiere un “vehículo de inversión colectiva” como son los fondos de inversión, representan una industria muy amplia y con diferentes tipos de fondos que son cada vez más sofisticados. Tal es así que a la hora de pensar en cómo invertir mi dinero, el asunto puede volverse muy espinoso.

En un principio, estos productos eran muy solicitados por inversores conservadores, que no encontraban en los depósitos una rentabilidad adecuada. En los últimos años esto ha cambiado mucho y las preferencias de los fondistas son muy variadas. En función de nuestra aversión al riesgo y de las expectativas de inversión, existe gran variedad de fondos para invertir.

¿Dónde puedo invertir mi dinero?

La premisa principal, antes de decidir en qué invertir y seleccionar cualquier instrumento financiero, es tener claro nuestro perfil como inversores, nuestros objetivos y nuestro nivel de riesgo.

Existe tal cantidad de productos financieros y a su vez todos con una liquidez, riesgo y rentabilidad tan propia que a veces el inversor se pierde en el laberinto de los mercados.

Este punto queda perfectamente solventado por los fondos de inversión, puesto que existen tantos tipos en el mercado, como perfiles de inversores.

¿Porqué invertir en fondos?

La opción de invertir en fondos es muy atractiva para todos los perfiles de inversión, por varios motivos:

Diversificación

El primero de ellos sin duda es la eliminación del riesgo no sistemático (riesgo específico) mediante una adecuada diversificación de la cartera.

Inicialmente Sharpe y después Markowitz desarrollaron teorías de gestión de carteras, en las que se enuncian las ventajas de la diversificación de los valores. No únicamente valores, la diversificación puede venir dada por diferentes mercados e incluso diferentes divisas.

Si un inversor decidiese distribuir adecuadamente los activos de su cartera, de igual modo le requerirían un importe muy significativo. En otras palabras, la inversión no sería tan rentable. Con lo cual, los fondos de inversión son lo más adecuado para inversiones de una cuantía acorde al inversor medio.

En este aspecto hay que señalar que la persona interesada en invertir dinero en un fondo de inversión debe solicitar el folleto informativo. En el mismo se exponen los objetivos del fondo, así como las directrices que seguirán los gestores.

New Call-to-action

Gestión profesional

Cualquier inversor sabe que el mantenimiento y ajuste de una cartera exige una gestión. Sin ella, la cartera perderá valor. Los ajustes de cartera son a veces motivo de quebradero de cabeza para los inversores que colocan su dinero mediante inversiones directas.

Lo cierto es que exige un determinado nivel conocimientos técnicos además de experiencia en la materia. Aunque el inversor goce de esta experiencia, dispone de un tiempo limitado. Hay que tener presente la gestión profesional que ofrecen los fondos de inversión.

Los nombres de los gestores aparecen en el folleto informativo que ofrece la entidad comercializadora del propio fondo.

Las comisiones cobradas por la gestión podrían equivaler a los gastos de rotación de cartera (comisiones y otros gastos) que le serían aplicables por la gestión de la misma a un inversor en otros activos.

Toda gestión de cartera tiene unos costes, sea directamente o a través de un equipo profesional. Los costes de rotación y ajuste de cartera a un inversor medio le pueden ser muy elevados cuando se trata de inversiones directas.

Los importes máximos de las comisiones de los fondos quedan establecidos por Ley y son variables a cada tipo de fondo. Además, las comisiones quedan descontadas  del valor liquidativo del fondo directamente.

Fiscalidad

La fiscalidad de los fondos de inversión también es atractiva. La posesión de un fondo no tributa, es decir, hasta su reembolso no hay que pagar nada a Hacienda. Pudiendo cambiar de fondo de inversión libremente y sin tributar por ello.

A la hora de retirar el dinero invertido en el fondo obtienes una ganancia o pérdida patrimonial y está sujeta a retenciones a cuenta del IRPF, tributando como base imponible del ahorro.  Esto no varía de cualquier otro producto de inversión y ahorro.

Así pues, las ventajas de esto saltan a la vista. Además del diferimiento fiscal, que supone la tenencia de un fondo de inversión, un fondista puede rotar su dinero de un fondo a otro en momentos de mayor o menor riesgo de mercado, sin tributar por ello.

¿En qué fondos de inversión puedo invertir?

Como ya se ha comentado, existen tantos tipos de fondos como perfiles de inversor. A la hora de elegir uno tenemos que tener presente el factor conjunto riesgo-rentabilidad. Puesto que la liquidez normalmente viene dada de por sí. En los fondos no hay que preocuparse por el factor liquidez (a no ser que sea uno con características especiales).

Ante esta gran variedad que existe en el mercado, se hacía preciso establecer una catalogación para que seleccionar un fondo fuese más sencillo.

Entre la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) e Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones) en 1999 diseñaron una clasificación de referencia de fondos.

De modo que a la hora de elegir un fondo para invertir, será mucho más fácil encontrar el adecuado a nuestro perfil. La clasificación se realiza teniendo en cuenta la vocación inversora del fondo y ofrece información sobre el perfil de riesgo y rentabilidad que tendrá. Ahora la pregunta de: ¿cómo invertir mi dinero? Tiene más fácil respuesta.

La clasificación es extensa, pero aquí nombramos los más comunes:

  • Fondos de Activos en el Mercado Monetario (los llamados FIAMM).
  • Renta Fija a Corto Plazo.
  • Renta Fija a Largo Plazo.
  • Renta Fija Mixta.
  • Renta Variable Mixta.
  • Renta Variable.
  • Renta Variable Internacional Europa.
  • Renta Variable Internacional Estados Unidos.
  • Renta Variable Internacional Japón.
  • Renta Variable Internacional Emergentes.
  • Fondos Globales.
  • Garantizados Renta Fija.
  • Garantizados Renta Variable.

Además de estos, existen los denominados “fondos especializados”, no son tan convencionales. Entre ellos se encuentran los fondos índice (indexados), fondo de fondos, fondos que invierten en valores no cotizados, fondos denominados en divisa, fondos cotizados (ETF,s) y los fondos libres (hedge funds), etc.

Cada tipo sigue una filosofía inversora distinta y nosotros, a la hora de elegir en qué invertir, debemos tener presente esta clasificación para saber “por dónde se mueve el fondo”.

Para su elección nos serán muy útiles preguntas tales como:

  • ¿Qué tipo de activo?
  • ¿Qué tipo de emisor?
  • ¿Plazos de inversión?
  • ¿Tipos de mercado?
  • ¿Sectores?
  • ¿Contado (spot) o derivados?
  • ¿En qué divisas?
  • ¿Gestión activa o pasiva?
  • ¿Gestión convencional o alternativa?

¿Qué tengo que tener presente para elegir un fondo de inversión?

La opción de elegir un fondo de inversión, como vehículo para dirigir nuestros ahorros es una buena decisión, siempre y cuando sepamos los criterios que deben tenerse en cuenta a la hora de su elección.

Para ello el inversor que decida entrar en este mundo tiene a su disposición varias vías de información.

Folletos informativos que publica el propio fondo

En estos documentos, de obligada publicación (y obligada lectura por parte del inversor), debemos fijarnos en:

  • Objetivos, directrices y política inversora.
  • Descripción de la cartera del fondo (dependiendo del tipo de fondo vistos anteriormente).
  • Nombres de los gestores.
  • Cualquier otro dato de interés.

Informes sobre resultados de ejercicios anteriores

Hay que destacar una máxima que se aplica en el mundo de las finanzas:

“Resultados pasados no garantizan resultados futuros”

Pero sin duda son una señal de la calidad del trabajo del equipo gestor. Entre ellos debemos fijarnos en:

  • Tasa anual compuesta de rendimientos.
  • Nivel de riesgo y variación de este (volatilidad del fondo).
  • Fecha de lanzamiento del fondo.

Con esta información a nuestra disposición, el inversor deberá tener presente si las metas u objetivos del fondo son coherentes con sus preferencias. Además de valorar cómo se desenvuelve en mercados alcistas y en mercados débiles, comparando con otros fondos similares.

Aspectos tales como solidez en la gestión y comisiones cobradas también deben ser valorados.

En síntesis, y volviendo a la pregunta inicial: ¿cómo invertir mi dinero en Fondos de Inversión?, en un principio se debe determinar el nivel de riesgo, sus objetivos de rentabilidad y en definitiva su perfil como inversor. En este aspecto los fondos de inversión tienen mucho que ofrecer a la hora de invertir nuestros ahorros.

Si te interesa todo lo relativo a los fondos de inversión, no dejes de seguir nuestras publicaciones en Fondos.com

No sabes invertir y lo sabes
Posts recientes

Buscar