Dónde invertir mi dinero en 1, 5 y 10 años vista
4.8 (95.71%) 14 votos

Cada inversor es distinto, esta afirmación es un hecho. No existe un modelo de cartera y una estrategia universal que pueda ser útil a cada tipo de inversor; a la par que no existe la cartera perfecta. Cada modelo de cartera debe responder a una estrategia individual.

Una de las tareas que se deben abordar a la hora de invertir es determinar el horizonte temporal de nuestra inversión. Este factor tiene una influencia altamente significativa a la hora de invertir dinero.

Tal y como iremos viendo a lo largo de estos párrafos, una inversión a un año vista es muy distinta a otra planteada para un período de unos 10 años. Partiendo de la base de que el objetivo es muy diferente.

Tampoco se trata de tener que elegir entre uno u otro tipo de inversión. No son excluyentes. Es perfectamente posible, e incluso recomendable, tener una cesta global de inversiones a distintos períodos temporales.

Una de las premisas de Carlos Tusquets, presidente de Mediolanum, es precisamente definir 3 objetivos temporales a la hora de invertir dinero. Lo que él llama “las 3 cestas”. De este modo se tendrán cubiertas todas las necesidades financieras vitales.

Carlos Tusquets también indica la conveniencia de acometer estos 3 tipos de inversiones – corto plazo (1 año), medio plazo (entre 3-5 años) y largo plazo (10 años o más) – a través de fondos de inversión.

¿Las razones? Primera su fiscalidad; segunda su liquidez; y tercera la diversificación.

Así pues, veamos dónde puede invertir su dinero a 1,5, y 10 años vista. Los tres tipos de estrategias son compatibles entre sí.

Invertir mi dinero a 1 año vista

Este tipo de inversión tiene dos vertientes. La primera con un componente especulativo. En cuanto a la segunda, puede que se trate de una inversión refugio transitoria.

De cara la inversión conservadora, aquella que tan sólo busca un refugio temporal para los ahorros, existen fondos monetarios y de retorno absoluto de muy baja volatilidad. Inversiones con un rendimiento similar a un depósito bancario a 12 meses; con la particularidad que son absolutamente líquidas. Por ejemplo, el fondo de inversión Rural Selección Conservadora.

Pero supongamos que el inversor lo que trata es conseguir la máxima rentabilidad posible en un año. En este caso el fin de la inversión es especulativa. La persona destina una pequeña parte de su patrimonio global para intentar rentabilizarla al máximo en el corto plazo. Para alcanzar el objetivo debe definir una estrategia agresiva.

En este supuesto, cómo es lógico, el inversor debe tener presente que afrontará un riesgo más elevado. Es posible que al cabo de un año su inversión se haya depreciado. Por lo tanto, lo primero que deberá preguntarse es cuál es el nivel de tolerancia al riesgo que asume.

Puede tratarse de un tipo que tenga un perfil de riesgo agresivo. Pero acote su pérdida máxima a un porcentaje no superior del 20%, por ejemplo. En este caso deberá buscar un fondo de inversión con una volatilidad anual de un 20% o cercana a este porcentaje. Para tales casos es recomendable un fondo de renta variable o de retorno absoluto.

En este sentido, el fondo que mejor se ha comportado en rentabilidad a un año, con una volatilidad de un 19,19%, es el Neuberger Bernan China.

No obstante, hablamos de rentabilidades pasadas, la renta variable China puede perder fuerza. A día de la fecha en la cual se están escribiendo estas líneas, el fondo que mayor rentabilidad está ofreciendo este año es el AXA Framlington Digital Ecomony I CAP USD.

Denominado en dólares, este fondo invierte en empresas pertenecientes al sector de la economía digital, de cualquier parte del mundo y con cualquier capitalización bursátil. En el primer trimestre del año consiguió una rentabilidad de un 18,12%. En la actualidad, dos meses más tarde, se sitúa en un 18,45%.

En otro orden de cosas, puede que el inversor no sea un tipo con un perfil de riesgo tan agresivo. Puede en este caso interesarse por el diseño de una cartera un poco más estable, esto se consigue incluyendo un porcentaje de renta fija.

Con esta fórmula la volatilidad se ajusta al perfil de riesgo y a la volatilidad máxima permitida. La gran cantidad de fondos mixtos puede ayudarle mucho.

Lo que se pretende expresar es que el inversor debe tener muy presente qué pérdida máxima está dispuesto a asumir en un año y en base a este parámetro determinará el fondo de inversión que mejor se adapte al mismo.

Lo exigido a las estrategias de corto plazo es liquidez. Esto ya se presupone descontado en la inversión a través de fondos.

En cuanto al riesgo, se debe tener presente que se cuenta con muy poco margen de maniobra en caso de que la inversión no surta los efectos deseados. No habrá tiempo para que la inversión se pueda recuperar. Por lo tanto, es vital que el riesgo se encuentre dentro de los parámetros admitidos por el inversor, en base a su tolerancia y su perfil.

Existen fondos para todos los perfiles de riesgo, incluyendo a aquellos que su único objetivo es proteger el capital.

New Call-to-action

Invertir mi dinero a 5 años vista

Este horizonte está considerado como medio plazo (más o menos entre 3 y 5 años vista). El objetivo del inversor suele ser el ir completando un ahorro para un fin concreto (por ejemplo, una casa, un coche, los estudios universitarios, etc.).

A este plazo, aquellos más conservadores, pueden plantearse la suscripción de un fondo garantizado. Sin embargo, está claro que cuanto mayor sea el horizonte temporal, mayor será el tiempo de recuperación que tiene la inversión ante una caída del mercado. Podemos permitirnos invertir dinero asumiendo una mayor volatilidad.

No obstante, lo dicho en cuanto al perfil de riesgo es válido para cualquier temporalidad inversora.

Una cartera equilibrada para este horizonte temporal, según Peter Stanyer (prestigioso economista que cuenta con más de 15 años asesorando sobre gestión de carteras), debería tener un 40% de renta fija a largo plazo y un 60% de renta variable. Aproximadamente.

Así pues, el inversor puede recurrir una vez más a los fondos mixtos, pero esta vez más dinámicos. Aquellos que tengan más exposición a aquellos activros más volátiles (acciones).

Para los más agresivos, como no, siempre estará a su disposición la renta variable. En este caso sería conveniente la utilización de una estrategia de crecimiento (estrategia “Growth”) Pero, ¿qué región ofrece la mejor renta variable para incluir en nuestra cartera a este horizonte temporal? En principio y según los expertos, renta variable europea.

Un fondo de renta variable europea en empresas de crecimiento combina la solidez y expectativas en cuanto al potencial de revalorización. Europa es una región estable, sin los sobresaltos típicos de los emergentes; se encuentra en una fase de recuperación; presenta crecimiento económico; los beneficios empresariales son crecientes; y, sus activos se encuentran menos valorados que los de otros países desarrollados.

Para invertir dinero a 5 años sería una buena estrategia poder captar toda la fase de recuperación y crecimiento del ciclo económico, que según parece está todavía en fase incipiente.

Un ejemplo lo podemos encontrar en el Amundi Equity Euro concentrated AE CAP, fondo de renta variable europea y empresas en crecimiento. Con una rentabilidad acumulada de un 44,92% en los últimos 5 años.

Otro ejemplo, Allianz Euroland Equity Growth I EUR, en este caso trae consigo una rentabilidad acumulada en el mismo período de un 57,51%.

Invertir mi dinero a 10 años vista

El objetivo para este tipo de inversiones suele ser constituir un patrimonio. El inversor no ahorra para un fin concreto, en este caso está planificando el futuro, su jubilación, la herencia a sus hijos, etc. Las inversiones a 10 años (o más) son una forma de crear riqueza.

¿Qué activos funcionan mejor en el largo plazo? Está demostrado que la renta variable. Según ciertos estudios, los activos de renta variable ofrecen la mejor rentabilidad, además de otros ingredientes que los hacen idóneos para el largo plazo (por poner un ejemplo, son menos sensibles a la inflación).

Recurriendo de nuevo a Peter Stanyer, la cartera ideal para este plano temporal debería tener entre un 75% – 80% de renta variable. Sin embargo, en un entorno geoeconómico tan cambiante, ¿qué tipo de renta variable es idóneo para esta estrategia?

Un buen recurso sería diversificar geográficamente a través de un fondo de renta variable global. En cuanto a la la política de inversión, debería plantearse la inversión en valor o fondos de inversión de alto dividendo (estrategia de dividendos).

Por ejemplo, un buen fondo de esta categoría (dividendos) sería el Schroder International Selection Fund Global Equity Yield C Accumulation USD. Con una rentabilidad anualizada (no acumulada) de un 8,72% en los últimos 10 años, este fondo invierte en empresas de cualquier parte del mundo, con resultados atractivos y con un pago sostenible de dividendos.

Es conveniente que todo ahorrador destine un porcentaje de su patrimonio a invertir en 1, 5 y 10 años vista. Lo expuesto por Carlos Tusquets sobre las tres cestas es una buena forma de gestionar el patrimonio a través de fondos de inversión.

Como último apunte, cabe la pena resaltar que a medida que el horizonte temporal toca a su fin, la forma de invertir dinero deberá tratarse como si fuese una inversión temporal menor.

Recordemos que un robo advisor puede definir el nivel de riesgo adecuado para cada tipo de ahorrador. Esto es un punto importante, máxime cuando la inversión es a más corto plazo.

form-7-claves
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar