Puntuar

El mundo de las inversiones conoce miles de libros, artículos, panfletos y material audiovisual que tratan sobre mercados, sectores, empresas, potencialidad, análisis profundos y en detalle o estrategias de inversión.

Sin embargo, hay un elemento que, después de todo, influye tanto o más en una inversión por parte de una persona que todo su conocimiento sobre la materia: el factor psicológico y, más concretamente, el miedo que cualquier inversor que lleve tiempo ha experimentado no una, sino varias veces.

A veces es un titular de una noticia, una línea breve en un canal de noticias económicas o un tuit en una red social, lo que determina si se tendrá un buen día o no, por lo que a los mercados e inversiones concierne. Hemos tenido años donde el promedio de noticias era más bien positivo (como 2017), y otros como el que hemos dejado atrás (2018) cuyos titulares los ha copado la volatilidad. El papel de Estados Unidos aquí ha desempeñado un rol principal pero también otros mercados.

Las estadísticas están de parte de los inversores a largo plazo

Cuando un mercado se precipita en caída y esos ahorros pierden valor en cuestión de minutos, es inevitable sentir miedo. Hay días en los que uno siente la tentación de aislarse de las noticias, o bien de abrazarlas y tomar una decisión drástica. El dinero es emocional.

Hemos hablado en otras ocasiones de que siempre es posible encontrar amenazas para nuestras inversiones. Trabajar con el cronómetro en la mano respecto al mercado está considerado como uno de los errores más graves (y comunes) entre los inversores. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero en estos casos a lo que hay que aferrarse es a la estrategia a largo plazo.

La economía es cíclica y si se amplía el objetivo para observar el rendimiento histórico de los mercados de valores, los datos demuestran que las caídas y recesiones se superan y que la tendencia al fin y al cabo es alcista.

Las estadísticas arrojan otro dato para la tranquilidad: el tiempo medio para la recuperación económica tras una corrección del mercado es de 121 días. Hay luz al final del túnel.

Pongámoslo de otra forma: aunque parezca contrario al sentido común, mantener ahí el dinero permite aspirar a mayores ganancias a largo plazo que las que se obtendrían de sacarlo ahora mismo y reinvertirlo. Estamos hablando de que, en diez años, se podría haber duplicado ese dinero inicial (de haberlo dejado ahí), en comparación con la destinación que vaya a tener si se retira por miedo.

New Call-to-action

Pautas para la tranquilidad

En primer lugar, es recomendable no operar en momentos de estrés. Es aplicable a cualquier situación de la vida, incluida la gestión de una cartera de inversiones. En ese sentido, hay que ser consciente de las propias limitaciones y, si no sería posible controlarse, dejar órdenes de cartera y no prestar atención alguna al mercado.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta el valor de una acción o de una inversión, porque ésta es la misma con indiferencia del precio al que cotice. A continuación, es bueno recordarse a uno mismo de vez en cuando que, si se está invirtiendo a largo plazo, no es necesario mirar cómo evoluciona la cartera cada día ni cada semana.

Dijo Warren Buffet, uno de los más exitosos inversores del planeta, que la clave radica en el temperamento más que en el intelecto. El factor psicológico es un desafío, y más en objetivos a largo plazo, porque no se sienten cercanos ni tangibles (todavía). Los casos más habituales son los ahorros e inversiones para jubilaciones, para la universidad o para una segunda residencia: se empieza mucho antes del momento.

Y entonces la economía cae y es normal inquietarse o preguntarse si se está haciendo todo lo posible, o cuestionar la estrategia. Es crucial no dejarse dominar por esas emociones, confiar en la partida ganadora a largo plazo y analizar el valor proyectado de las inversiones antes de dejarse llevar por el valor actual.

La perseverancia siempre es recompensada.

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.Juan Puente
Posts recientes

Buscar