En Artículos
La gran trampa de la banca actual ¿Me asesora o me está vendiendo un producto?
Puntuar

Hemos hablado en anteriores ocasiones de MIFID II, la nueva directiva europea de instrumentos financieros cuya implementación ha empezado este año 2018.

Una de las cosas buenas que trae consigo es una implementación de una mayor transparencia en los mercados financieros, y eso se concreta por ejemplo en que la delgada línea entre venta y asesoramiento tenderá a desaparecer, o al menos esa es la intención.

Realizar tareas de asesoramiento o de venta son realidades muy diferentes.

La banca española tradicional se ha abonado, en los últimos años, a presentar como “asesoramiento” lo que son campañas de “venta” pura y dura. Gracias a ese bonito eufemismo (asesorar implica dar consejo, acompañar de forma técnica, con información o recursos objetivos), se han cerrado miles de operaciones que no eran sino una presentación de productos (propios, sin lugar a dudas) con una cierta persuasión a su compra.

New Call-to-action

Lo que realmente vendían los bancos

Hasta ahora, cuando una persona quería alguna solución para invertir sus ahorros, acudía a su banco habitual y el personal (de forma gratuita) le daba unas opciones para depositar su dinero.

Entonces, esa persona decidía con la sensación de haber recibido un asesoramiento profesional, aunque lo que en realidad tenía delante era un servicio comercial,

En él, el banco intentaba vender al cliente no el producto más adecuado a sus necesidades, sino el producto más adecuado a las necesidades… ¡del banco!

Esta historia se ha repetido varias veces:

  • Los casos de las preferentes
  • Las acciones de bancos
  • Ampliaciones de capital
  • Productos estructurados
  • Fondos de inversión internos…

Los bancos siguen funcionando, pero muchos pequeños ahorradores se han quedado por el camino sin parte de o sin la totalidad de su dinero.

Con el MIFID II, en teoría, el inversor decidirá si solo quiere que le vendan un producto o si quiere que le asesoren y, sobre todo, sabrá lo que cuesta en cada caso.

El nuevo marco

¿En la realidad? Costará que se aplique, por lo que como clientes hay que andarse con pies de plomo.

¿Acaso imaginamos una entidad bancaria asesorando a un cliente o hablándole de productos disponibles en el mercado, por parte de otras entidades, o que incluso mejoran a las que el propio banco comercializa?

La respuesta es obvia.

En Fondos.com trabajamos en el mercado actual y ofrecemos a nuestros clientes carteras diversificadas para que ellos escojan: lo que mejor se ajuste a sus necesidades y perfil como inversores.

No nos interesa vender ningún producto en concreto. Cuando MIFID II llegó, nosotros ya estábamos aplicando esa filosofía, y nuestros clientes tienen la certeza de que están accediendo a un servicio personalizado en el que estará claro que lo que se les presenta es lo más adecuado a su perfil de inversión.

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar