En Artículos
Pensiones, inflación y largo plazo: ¿cóctel inflamable?
Puntuar

La crisis de las pensiones es un rumor latente desde hace mucho tiempo en nuestro país, y desde que ha empezado 2018 no ha hecho sino crecer, hasta el punto que cada vez son más las voces que recomiendan (¡incluso desde el gobierno!) que los ciudadanos y ahorradores empiecen a mirarse las opciones de ahorro al margen del sistema de pensiones de la Seguridad Social.

Con esos argumentos, muchos se lo plantean, y la primera pregunta que surge es ¿en qué invertir?

Existe un componente más relevante de lo que parece, llamado inflación, que llama a la puerta de vez en cuando, y que tiende a desbocarse por culpa de ciertas políticas monetarias.

El problema es que se suele traducir en un incremento del IPC y éste repercute en una pérdida de poder adquisitivo, porque la subida de los sueldos, si es que se produce, es fija (media de un 1%), así como la de las pensiones (si no se congelan, podrían subir, como en los últimos dos años, un 0,25%). Eso respecto a una media de IPC que ronda entre el 1,5% y el 3% en positivo.

New Call-to-action

Las pensiones, que juegan con plazos mucho más largos, son algo más resistentes, pero son y deben ser motivo de preocupación.

De entrada, la pensión pública (si la hay) será bastante inferior al último sueldo percibido antes de jubilarse, debido a la inflación. Por otra parte, lo que se haya invertido por otros caminos podría verse afectado también y que la inflación se coma esos ahorros.

En muchos casos, a ese almuerzo también se apuntará el banco que ha comercializado ese plan de pensiones, a través del cobro de comisiones estratosféricas.

Pero hay esperanza. Una buena cartera de inversión, diversificada adecuadamente (entre acciones, fondos y bonos, con índices de referencia) y ajustada al perfil de riesgo y sobretodo a los objetivos a medio y largo plazo, permite de algún modo sobreponerse o anticipar esos altibajos del mercado.

Fondos.com propone tener claros esos objetivos de forma realista y plantea un plan de inversión acorde a lo que se espera obtener en términos de rentabilidad.

La jubilación es un magnífico objetivo, como lo sería una segunda residencia donde retirarse, a largo plazo, y el sistema permite calcular de qué modo se puede llegar teniendo en cuenta el tiempo, la cantidad a invertir y los costes (muy inferiores a los de un plan de pensiones de la banca tradicional).

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar