El plan a largo plazo es el ancla perfecta contra la volatilidad de los mercados
5 (100%) 1 voto

Si se tienen claros los objetivos y su perfil de riesgo está reflejado en una cartera bien diseñada, no hay motivos para temer la volatilidad y los altibajos del mercado.

Acción y reacción

Los episodios de volatilidad, aunque se han dado con una frecuencia menor en los últimos años de recuperación post-crisis económica, siguen siendo la principal causa de las emociones del proceso de toma de decisiones al respecto de una inversión. Esto representa un desafío, porque en esos periodos de estrés del mercado, mantener la disciplina es más difícil que nunca.

El sistema de Fondos está diseñado para proporcionar una amplia diversificación basada en sus objetivos financieros y tolerancia al riesgo, y gracias a los mecanismos de reequilibrio automatizado, nuestros clientes mantienen el rumbo de acuerdo con el plan estratégico inicial incluso durante momentos de alta fluctuación de los mercados.

No es menos cierto que periodos de calma prolongados en el tiempo son relativamente poco comunes, y que a menudo (la experiencia nos indica que las épocas de verano suelen ser propensas a este tipo de retrocesos) ocurren correcciones de mercado que rompen con la tendencia de retorno positivo. Dentro de un mercado alcista, estos retrocesos se consideran saludables y se espera que tengan lugar de vez en cuando.

Este tipo de movimientos de mercado a corto plazo, tanto a la baja como a la alza, a menudo confunden a los inversores y siembran dudas sobre el rendimiento global de las carteras de inversión que han elegido. Por eso, durante estos períodos es importante dar un paso atrás y recordar algunos principios importantes acerca de las inversiones, como los beneficios de la diversificación o la importancia de impermeabilizarse ante los altibajos y mantener el foco de atención en el objetivo a largo plazo.

New Call-to-action

Diversificar para allanar el camino

Invertir en una cartera diversificada acorde con su objetivo y perfil de riesgo es una de las mejores contramedidas a la hora de alcanzar los objetivos a más largo plazo y allanar el viaje hasta allí. Las carteras diversificadas incluyen diversas inversiones para fines específicos. Por ejemplo, las acciones tienen un gran potencial pero son más volátiles, mientras que los bonos moderan esa vulnerabilidad y proporcionan ingresos más estables, aunque adolecen respecto a las tasas de interés. El efectivo es la base estabilizadora, en especial durante los períodos de retroceso.

El hecho de que un tipo de activo se comporte bien o mal en un momento dado no debería implicar que se excluya o incluya en la cartera. Medir el tiempo de los mercados y perseguir el rendimiento a corto plazo es uno de los grandes errores de inversión que pueden dinamitar meses o años de rentabilidad.

Los beneficios potenciales de la diversificación empiezan por evaluar el rendimiento de la cartera a largo plazo, donde se pueden observar caídas inferiores y recuperaciones más rápidas que una cartera enfocada en un solo tipo de activo, fondo o sector. Los inversores que sucumben al pánico, algo que por otro lado es a menudo justificable, se exponen a perderse no sólo la rentabilidad conseguida ya, sino también quedarse excluidos de la recuperación posterior del mercado. La diversificación es el ancla que ayuda a navegar estos tiempos de turbulencia sin perder de vista el plan global.

En definitiva, tener objetivos claramente definidos a largo plazo y mantener un compromiso con su plan puede ser la clave para el éxito de la inversión.

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar