En Artículos

Si un inversor mantiene una cartera, debe gestionarla, sea cual sea el instrumento, activo o mercado objeto de inversión.

Es la mejor manera de salvaguardar los intereses del ahorrador. No sólo eso, es vital para el buen fin de nuestros objetivos inversores. Los ajustes en la cartera de inversión son necesarios, y el traspaso de fondos de inversión es clave.

Existen productos, como los depósitos a plazo, en los cuales el capital invertido queda inmovilizado y no es susceptible de ser gestionado hasta su vencimiento (salvo penalizaciones). Un cambio en las características económicas o de mercado puede hacernos perder rentabilidad en estos casos.

Cuando hablamos de pérdida no solo nos referimos a una pérdida material y tangible, que también puede darse en casos de una subida drástica de la inflación. También hay que tener presente la rentabilidad potencial que deja de percibirse como consecuencia de la ausencia de flexibilidad en la inversión.

Esa es la palabra clave: flexibilidad. Resulta necesario dotar de flexibilidad a nuestras inversiones.

Esto significa que en todo momento nuestro capital pueda ser movilizado de un mercado a otro, de un activo a otro y de un producto a otro con la máxima rapidez y el menor coste posible.

En este aspecto los fondos de inversión tienen mucho que ofrecer. Veámoslo.

Qué es el traspaso entre fondos de inversión y porqué es importante

Para explicarlo de forma clara que es un traspaso de fondos de inversión, vamos a presentar tres ejemplos:

Inversión a plazo fijo

Usted como ahorrador tiene su dinero colocado en un producto a plazo fijo que le brinda un 3% de interés, a 5 años. Dadas las condiciones macroeconómicas y de tipos de interés actuales es una rentabilidad que se ajusta a sus expectativas y se corresponde a su perfil de riesgo.

Sin embargo, al año siguiente surge un anuncio por parte del Presidente del Banco Central Europeo en el que informa que abandona el programa de compra de activos. En ese momento, la renta fija inicia una subida de rentabilidad.

Ahora mismo usted podría realizar una inversión en renta fija y obtener una rentabilidad igual o mayor que la que obtiene con su depósito. Un buen fondo de inversión de renta fija, bien estructurado y diversificado, puede ofrecerle mucha más rentabilidad al mismo horizonte temporal y con un riesgo similar.

Pero eso no es todo, además los países emergentes presentan un buen crecimiento económico, como consecuencia de ello los precios de las materias primas (cobre, petróleo, etc.) comienzan a subir, empujando la inflación al alza, por ejemplo a un 2%.

En estos momentos usted obtendría una rentabilidad real de un 1% al descontar el efecto inflacionario. Lo peor de esta situación es que su capital está atrapado, no tiene posibilidad de aprovechar la subida de tipos y la subida de inflación para rotarlo hacia otros activos en los cuales mantendría sus objetivos financieros a buen recaudo.

Su flexibilidad es nula, no tiene capacidad de maniobra.

Inversiones directas

Imaginemos que tiene sus ahorros en inversiones directas, tanto en renta fija como en renta variable. En este caso usted si que podría libremente rotar el capital para adaptarse a las nuevas condiciones que marcan el rumbo de los mercados (suponiendo que los activos de dicha cartera sean lo suficientemente líquidos).

New Call-to-action

Tal vez decida aumentar su cartera de renta fija a costa de lo que tiene invertido en renta variable. Usted tiene más flexibilidad y, si juega bien sus cartas, mantendrá sus objetivos financieros. Pero lógicamente, tendrá unos costes de rotación de cartera, estos costes vienen representados por comisiones e impuestos.

Fondos de inversión

Usted tiene sus ahorros colocados en una cesta de fondos de inversión y decide movilizar capitales de un fondo a otro, aunque no se encuentre en la cesta que configura su cartera de fondos. En este caso usted tiene toda la flexibilidad necesaria y además ahorrará en comisiones e impuestos.

En principio, el propio fondo en primera instancia estará gestionado por un equipo profesional que se encargará de una eficaz gestión de la cartera de activos que lo compone. En segunda instancia usted tiene la opción de mover sus ahorros de un fondo a otro con total libertad para adaptarse a las condiciones de mercado actuales.

Esto es un traspaso entre fondos de inversión.

Un traspaso de fondos es el reembolso total o parcial de las participaciones de un fondo para, inmediatamente después, suscribir participaciones por la misma cuantía en otro.

Vamos a profundizar en sus características.

Características y ventajas del traspaso de fondos de inversión

En todo traspaso de fondos de inversión intervienen dos agentes: el fondo de inversión origen y el fondo de inversión destino.

Es indiferente que el fondo de origen y el fondo de destino sean de la misma sociedad gestora o una distinta, el resultado es el mismo. Lo único que afecta este hecho es que los traspasos dentro de una misma sociedad gestora puede que sean más rápidos.

Por consiguiente, se tiene la posibilidad de traspasar capital entre fondos para gestionar nuestra cartera por el importe que se considere oportuno y al fondo de destino que se considere oportuno. Sin restricción, salvo algunos casos especiales (fondos con características especiales que limitan las condiciones de reembolsos y suscripciones).

La primera cuestión a tratar es la liquidez de los fondos de inversión, la sociedad gestora es la propia contrapartida en los reembolsos y suscripción de participaciones. Así pues, la liquidez está garantizada. No existe problema de compraventa de participaciones y mucho menos para traspasos entre fondos de inversión.

No todos los activos tienen esta característica tan importante.

Además de las ventajas fiscales, que se tratarán más adelante, en un principio el traspaso entre fondos no debe suponer un coste para el inversor.

Indicamos que “no debe suponer” porque en algunos casos hay fondos que aplican comisiones de suscripción o de reembolso. Dependiendo del fondo que se trate, estas comisiones tienen un máximo establecido por ley y suelen ser fondos con alguna característica especial (normalmente las comisiones más altas de este tipo se aplican a fondos garantizados y por imperativo legal no pueden superar el 5% del capital a suscribir y/o reembolsar).

La recomendación es que se tenga conocimiento de las comisiones aplicables y se realice el correspondiente cálculo (mejor en porcentaje) antes de ejecutar la operación. De este modo podremos valorar si renunciar a un determinado porcentaje es viable en pro de obtener una rentabilidad mucho mayor por el traspaso.

Este es el único coste posible del traspaso entre fondos de inversión y, tal como se ha dicho, las comisiones por suscripción y reembolso suelen darse únicamente en fondos con alguna característica especial.

En otros casos, las sociedades gestoras, o bien las comercializadoras de fondos de destino dentro de su estrategia de marketing pueden establecer bonificaciones por traspaso, obteniendo así un beneficio económico por el traspaso de fondos de inversión.

Las bonificaciones suelen ser un porcentaje del capital a traspasar y pueden ser objeto de negociación con la entidad del fondo de destino. Aunque puedan suponer un atractivo para nuestras finanzas, no debemos de perder el plan de vista nuestro plan inversor y nuestro perfil de riesgo a la hora de gestionar nuestro capital.

Fiscalidad de un traspaso de fondos de inversión

Una de las principales ventajas que tienen los fondos de inversión es su tratamiento fiscal en España. Esto comprende en gran medida los beneficios fiscales en los traspasos de fondos de inversión.

Si bien anteriormente hemos comentado que un traspaso entre fondos de inversión era un reembolso (total o parcial) en un fondo llamado fondo de inversión origen, para seguidamente suscribir participaciones en otro fondo distinto llamado fondo de inversión destino, hay que añadir que dicha suscripción y reembolso no representa un hecho imponible.

Se mantiene la antigüedad en el fondo de origen, a efectos fiscales, no considerándose de este modo que haya habido una venta (reembolso) de las participaciones del fondo. Por consiguiente no existe ningún tipo de tributación.

Ningún producto financiero ofrece esta facilidad.

La fiscalidad por el traspaso de fondos de inversión es única. No hay ningún tipo de retención, ni tributación alguna en fondos de inversión hasta que no se produzca el reembolso definitivo de las participaciones.

Se ha mencionado también al principio de este texto que si mantenemos una cartera de inversiones directas, al tener la necesidad de movilizar nuestro capital y realizar ajustes en la cartera, se deben pagar una serie de comisiones y además una retención de un 19%.

Después en la siguiente declaración se ajustará con el tipo marginal correspondiente a nuestra base imponible del ahorro.

Los tramos de tributación de la base imponible del ahorro son los siguientes:

  • 0 – 6.000 € se aplica un tipo del 19%
  • 001 – 50.000 € se aplica un tipo del 21%
  • Más de 50.000 € se aplica un tipo del 23%

Por lo tanto, mantener y ajustar una cartera de inversiones directas es práctico desde un punto de vista de flexibilidad y en ocasiones los valores son lo suficientemente líquidos para que no nos suponga un problema la negociación. Sin embargo resulta fiscalmente más gravoso que mantener y ajustar una cesta de fondos de inversión mediante traspasos.

Cómo traspasar un fondo de inversión

Una vez vista la importancia de los traspasos de fondos de inversión y de los ajustes en general de nuestras carteras, además de las ventajas que presentan tanto en liquidez, como costes y fiscalidad a la hora de dotar de la tan necesaria flexibilidad a nuestras inversiones, pasaremos a la parte práctica:

¿Cómo puedo dar una orden de traspaso entre fondos de inversión?

Las operaciones de traspaso entre fondos están reguladas por la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva (Ley 35/2003), en su artículo 28. Resumiendo y comentando su contenido, una operación de traspaso entre fondos realiza de la siguiente manera:

En un principio el inversor debe tener claro el fondo de origen y el fondo de destino, además de la cantidad a traspasar, estos son los datos necesarios para cursar la orden. Recordemos que los traspasos pueden ser totales o parciales, y que las sociedades gestoras pueden ser distintas.

El partícipe debe dar la orden de traspaso en la entidad gestora o comercializadora del fondo de destino. La orden debe ser por escrito y una vez cursada será esta entidad la encargada de realizar todas las gestiones oportunas.

Esta entidad, llamada sociedad de destino, tiene de plazo un día hábil para comunicar la orden de traspaso a la sociedad de origen (sociedad gestora o comercializadora del fondo de origen).

Una vez la orden del traspaso de fondos de inversión ha llegado a la sociedad de origen, esta dispone de dos días hábiles para realizar las comprobaciones que estime necesarias.

El traspaso de efectivo deberá realizarse por transferencia bancaria a partir del tercer día hábil, junto con toda la información fiscal del inversor, el plazo máximo es el reglamentario para los reembolsos de participaciones.

Este es un punto importante. Es necesario comprobar las condiciones y plazos de los reembolsos en el folleto informativo del fondo antes de su suscripción.

Se pueden tomar los valores liquidativos del mismo día hábil en el que se cursa la orden de reembolso o bien el día siguiente, más tres días hábiles desde la fecha que se tomó el valor liquidativo.

El último trámite es la suscripción en el fondo de destino que será en el momento del reembolso. En este aspecto también conviene tener presente qué valor liquidativo es aplicable.

Esta información viene recogida en el reglamento de cada fondo y debe ser puesta en conocimiento del futuro partícipe mediante el folleto informativo. El valor liquidativo para la suscripción de participaciones puede ser el del mismo día hábil (que se publicará al día siguiente)  o el del día siguiente (que se publicará dos días después).

En síntesis, el partícipe que desee realizar un traspaso de fondos de inversión un fondo debe contactar con la entidad que gestiona o comercializa el fondo de destino, rellenar la correspondiente orden de traspaso y gestionar bien las fechas aplicables para los valores liquidativos de reembolso y suscripción.

Esta información es de obligada entrega en el correspondiente folleto informativo de cada fondo (DFI).

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
    Posts recientes

    Buscar