Cómo ahorrar y gastar en la jubilación
Puntuar

Cada día, ahora y siempre, usted es el dueño y presidente de su dinero. Administrarlo forma parte de sus obligaciones y de la toma de decisiones. Por ello, su capacidad para trabajar esas finanzas es fundamental y tendrá un impacto relevante en el día de mañana.

Al pensar en ese futuro, el concepto sobre el que todos los demás giran es la jubilación. Prepararse para la jubilación y ahorrar forma parte de toda buena gestión de finanzas, y es una preocupación que cada vez se inicia a una edad más temprana. Planificar adecuadamente la jubilación es también, sin embargo, averiguar cómo gastar ese dinero de la mejor forma.

¿Cómo ahorrar para la jubilación?

A menos que venga una herencia o gane la lotería, una jubilación se paga de dos formas: obtener un trabajo que ofrezca una buena contribución a la pensión de la Seguridad Social, o ahorrar e invertir de forma privada y personal.

Ahora supongamos que, tal como están las cosas, en España hay cierta reticencia a pensar que las pensiones públicas son algo fiable y suficiente para garantizar un nivel de vida óptimo cuando se deja de trabajar. Así que, partiendo de que la mayoría deberá buscar como mínimo una combinación de la pensión pública con un plan privado, la gran cuestión es: ¿Dónde? ¿Cómo?

En general, las opciones principales de cuentas y vehículos de inversión disponibles incluyen cuentas de jubilación con ventajas impositivas, depósitos a largo plazo, cuentas bancarias con intereses, propiedades inmobiliarias o bonos y acciones. Con tantas opciones y variables, es complicado establecer un patrón de normas, pero sí que existen ciertas recomendaciones generales:

  • Pagar primero cualquier deuda que implique intereses elevados
  • Es recomendable intentar ahorrar una contribución equivalente a la que su empresa realiza a la Seguridad Social en su nombre.
  • Estas contribuciones pueden ser invertidas en un plan de pensiones con ciertas ventajas fiscales.
  • Recordar que se puede financiar la universidad de sus hijos, pero no una jubilación.
  • Invertir para adquirir el domicilio principal es una gran inversión, teniendo en cuenta los beneficios fiscales siempre y cuando planee vivir en ese piso o casa.
  • No se recomienda liquidar la hipoteca de dicha casa si la tasa de interés se halla por debajo del 4,5%
  • Segundas residencias y alquileres son buenas inversiones, pero sólo si se rentabilizan, de lo contrario son consumo para uso propio, no inversión.

New Call-to-action

¿Cómo gastar durante la jubilación?

Una vez que está jubilado, mantener un nivel de gasto adecuado es una de sus responsabilidades financieras más importantes. La gestión es distinta, y se busca el equilibrio entre el nivel de vida a disfrutar y el riesgo de quedarse sin fondos. Hay un complicado torbellino de variables y escenarios de “¿y si?” que tendrán una relación directa con su nivel de gasto.

A la hora de planificar cómo gastar esos bien ahorrados fondos, hay algunas preguntas básicas que es recomendable hacerse:

  • ¿Cuándo quiero jubilarme?
  • ¿Cuánto tiempo viviré?
  • ¿Qué hay de mi cónyuge?
  • ¿Cuánto costará la atención médica?
  • ¿Me moveré?
  • ¿Cuánto quiero dejar a mis herederos?

Desde la perspectiva de la administración de activos, la cuestión del gasto generalmente se enmarca en términos de una “tasa de jubilación”, que es la cantidad gastada de la cartera de inversión cada año respecto al valor total de la cartera. Si esta cartera se ha planificado y diversificado correctamente, el objetivo de la jubilación estará más cerca de lo que se espera en términos de nivel de vida. En Fondos.com siempre trabajamos con la premisa de objetivos a largo plazo como éste, estableciendo una estrategia realista y contrastada con las expectativas previstas.

El objetivo de este cálculo es encontrar una tasa de jubilación que equilibre sus necesidades de estilo de vida con un riesgo mínimo (o al menos aceptable) de quedarse sin dinero antes de tiempo. Ahí es donde entran factores que están bajo su control y otros que no: la clave está en mantener el control allí donde sea posible, y estar preparado por si surge un imprevisto. Esto requiere cierta disciplina pero aumenta las posibilidades de éxito, es decir, de tener la vida que desea y esa jubilación dorada y anhelada.

Un punto de partida puede ser, para la tasa de jubilación, un 4%. Es una cifra que ha surgido de estudios y carteras, para establecer un límite tolerable para que una cartera no se agote. No obstante, depende de los intereses y rentabilidad del mercado.

Finalmente, también es importante tener en cuenta el cuidado de la salud. En España la Seguridad Social es benévola con los pensionistas, pero aún así muchos optan por complementarlo con una póliza de seguro privada o una mutua asistencial que cubra el acceso a la medicina privada. Si se desea seguir este camino, implica un coste mensual adicional que en muchos casos no es negligible.

No sabes invertir y lo sabes
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar