En Artículos
En qué invertir dinero a corto, medio y largo plazo
5 (100%) 13 votos

Invertir dinero sin una estrategia predefinida puede suponer un gran riesgo. Dicha estrategia debe, entre otras cosas, comprender el horizonte temporal de la inversión.

Pero no es tan sencillo marcar una estrategia para decidir en qué invertir dinero, sobre todo cuando se refiere al medio plazo. Son muchas las opciones, es mucha la información, y sobre todo, debemos pensar en la fiscalidad y el riesgo.

Cuando hablamos del corto plazo principalmente caben dos opciones de inversión. A largo plazo buscamos más solidez.

Ahora bien, se trate del plazo que se trate, demostraremos que es posible llevar a cabo nuestras inversiones de la forma más rápida, fácil y segura a través de un fondo de inversión.

También existen programas informáticos, llamados robo advisor, los cuales están siendo cada día más utilizados por gestores profesionales y que pueden ayudarnos a escoger nuestra mejor estrategia.

En qué invertir dinero: a corto plazo

En este horizonte podemos encontrar básicamente dos perfiles de inversores claramente diferenciados.

Por un lado, aquellos que buscan un refugio temporal mientras deciden en qué colocar su dinero definitivamente.

Por otra parte están aquellos inversores que lo que pretenden es conseguir un rendimiento de una parte de su capital en un corto espacio de tiempo. Suelen ser inversiones más agresivas, que por su propio riesgo no son convenientes aguantarlas mucho tiempo.

Inversión refugio

En principio, para tratar a los del primer grupo, aquellos que van a necesitar los ahorros en un breve período, o bien que están decidiendo en qué invertir, la mejor inversión que pueden hacer es el mercado monetario o de activos de renta fija a corto plazo.

Estas inversiones sin apenas riesgo no les supondrá que su capital quede mermado cuando llegue el momento de retirar su dinero y deshacer su inversión. Por el contrario, tampoco pueden esperar un rendimiento elevado, simplemente con batir la inflación deben darse por satisfechos.

Para ello un fondo de inversión les garantiza siempre la liquidez.

Además de este factor tan importante, simplemente por el hecho de invertir en activos tan específicos como los monetarios, se hace necesario acudir a fondos de inversión. En concreto me refiero a los FIAMM (Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario).

Son fondos que invierten en activos de renta fija a más corto plazo (Letras del tesoro, pagarés bancarios, pagarés de empresas, mercado interbancario, etc.). El caso es que pueden invertir en bonos a 30 años, por ejemplo, pero lo harán cuando tan sólo queden 18 meses o menos para su vencimiento.

La cuestión es que a través de un FIAMM se obtendrá una cartera de activos en renta fija a corto plazo diversificada, sin riesgo alguno. Es un buen instrumento para aparcar el dinero mientras aparece una oportunidad dónde invertirlo.

Inversiones agresivas

Si nos fijamos en el segundo grupo de inversores, estamos ante especuladores en toda regla. Especuladores en el buen sentido de la palabra.

No existe nada de malo en tener un capital ahorrado y decidir invertirlo de la forma más habilidosa posible para que en el corto plazo se obtenga una buena rentabilidad.

Pero esto exige unos conocimientos y unas habilidades en materia de mercados financieros. ¿Escogemos inversiones en emergentes?, ¿mejor en renta variable?, ¿nos arriesgamos en criptomonedas?

Cualquier opción que se escoja tiene sus riesgos, y altos.

No se puede pretender el obtener una alta rentabilidad a corto plazo sin asumir riesgo. Pero existe una buena forma de mitigar el riesgo. De reducirlo. Para ello simplemente se deben realizar dos acciones, que no son sencillas para el inversor medio.

La primera es realizar un exhaustivo análisis del mercado en el cuál se pretende invertir. Por ejemplo, si el último informe del Fondo Monetario Internacional indica que los países emergentes pueden seguir creciendo, se debe realizar un análisis de la rentabilidad potencial que pueden alcanzar estos mercados.

Una vez visto el alcance de la rentabilidad de cada potencial mercado, el segundo paso es analizar bien los riesgos y tratar de reducirlos mediante la gestión monetaria, la arquitectura correcta de una cartera diversificada y con unas correlaciones perfectamente ajustadas.

Existen en la actualidad fondos de inversión que permiten al inversor altas rentabilidades en poco tiempo, aquellos que toman un activo como subyacente principal en su cartera y en base a la evolución de este activo se define su rentabilidad. A su vez reducen el riesgo mediante instrumentos derivados y diversificación.

Podríamos citar varios ejemplos:

  • Los fondos que este año pasado obtuvieron las mejores rentabilidades en 12 meses eran fondos de inversión con exposición al oro. Hablamos de rentabilidades superiores al 80%.
  • Existen fondos de inversión de mercados emergentes, como el Comgest Growth Emerging Markets, con una rentabilidad en lo que llevamos de año de un 20,05%.
  • Acaba de aparecer en España el primer fondo de inversión en criptomonedas.

Simplemente con estos ejemplos se pretende hacer ver que existen activos y mercados con un gran potencial de beneficios a corto plazo.

El realizar la inversión a través de un fondo de inversión reduce los riesgos de este tipo de inversiones tan agresivas.

New Call-to-action

Invertir dinero a medio plazo

Este punto es el más delicado, puesto que aquí entra en juego en gran medida las preferencias del inversor. Además de que existe una gran amplia gama de combinaciones posibles para configurar nuestra inversión.

Hablamos de medio plazo el período comprendido entre 2 y 10 años, como regla general. En este espacio temporal existen muchos perfiles de inversores. En cualquier caso daremos algunas claves.

En primer lugar, para aquellos más conservadores siempre están los fondos garantizados. Normalmente los fondos garantizados suelen ofrecer un horizonte de inversión a medio plazo.

Renta variable

Para aquellos amantes de la renta variable, simplemente deberíamos indicar que es posible que el mercado de Estados Unidos sufra una corrección, arrastrando a las demás bolsas mundiales. No sería mala opción invertir en renta variable pero escogiendo muy bien los sectores.

La estrategia sectorial funciona muy bien para renta variable a medio plazo, en cualquier parte del ciclo económico que nos encontremos siempre hay sectores que se encuentran en mejor situación que otros.

Así pues, el aumento de los precios del crudo en estos últimos meses puede beneficiar al sector energético, no obstante debemos siempre tener presente una buena elección de las compañías que formarán parte de nuestra cartera.

En segundo lugar debemos tener la suficiente agilidad, es decir liquidez, en nuestras inversiones para rotar de un sector a otro.

Renta fija

Todo ello sin olvidarnos de diversificar con renta fija. La renta fija está demasiado expuesta a períodos inflacionarios como para poder representar una buena inversión a largo plazo, pero en períodos a medio plazo puede ser un buen instrumento para incluir en nuestra cartera.

Según el gran maestro de las inversiones Benjamin Graham se recomienda tener entre un 25% y un 75% de renta fija siempre en la cartera. El porcentaje irá oscilando según las condiciones de mercado y las preferencias del inversor.

Pudiendo gestionar bien nuestra estrategia sectorial de renta variable con nuestro nivel de exposición a renta fija podremos manejar bien nuestras inversiones a medio plazo.

Buscar activos para invertir  a medio plazo

Al igual que antes se ha comentado, para ello se hace necesario contar con la ayuda de un equipo de gestores profesionales, que realicen la labor de selección y búsqueda de activos. Así pues, los fondos de inversión son los mejores instrumentos para gestionar nuestras inversiones a medio plazo.

¿De qué otra manera podremos diversificar entre renta fija y variable, escoger el sector correcto y dentro del mismo las compañías con mejor potencial?, ¿de qué forma ante el gran abanico de posibilidades podremos encontrar el camino correcto si no es de la mano de un gestor profesional?

Bien sea un fondo de inversión mixto de renta fija mixto, o de renta variable; un fondo de renta variable sectorial, o bien un fondo garantizado. Es tal el universo de fondos de inversión que existen a disposición del inversor que para realizar una selección adecuada se hace necesario la intervención de un “robo advisor”.

A través de las indicaciones de estos programas, el inversor puede escoger la mejor inversión a medio plazo adecuada a su perfil de riesgo.

Pero qué duda cabe que en la diversificación y en la gestión profesional está la virtud de una buena inversión. Sin contar con la liquidez necesaria para rotar nuestro capital. Esto sólo es posible con los fondos de inversión.

Invertir dinero a largo plazo

El mejor activo para invertir dinero a largo plazo es la renta variable.

Según los estudios realizados por Jeremy J. Siegel, profesor de finanzas con el título honorario Russell E. Palmer en The Warton School, Universidad de Pennsylvania, comparó las rentabilidades de varios activos desde 1802 y de este modo demostró que la renta variable superaba con creces las rentabilidades de todos los demás.

Estrategia de inversión defensiva

Sin embargo, para poder disfrutar de los beneficios de la renta variable a largo plazo es necesario realizar una estrategia defensiva, es decir, optar por empresas sólidas que ofrezcan buenos dividendos.

Las estrategias de dividendos y de valor son las más resistentes al tiempo cuando se trata de invertir dinero en renta variable a largo plazo.

Para ello será necesario construir una cartera con acciones de empresas que soporten bien los ciclos alcistas y bajistas del mercado, de forma que aunque el precio por acción descienda, como consecuencia de las normales recesiones del ciclo económico, la compañía sea lo suficientemente robusta y sus beneficios consistentes para seguir ofreciendo buenos dividendos. De este modo la rentabilidad total (dividendos más revalorización de los precios) no se vería dañada.

Para escoger una buena cartera que cumpla con dichas expectativas es necesario atender a los llamados factores fundamentales de dichas empresas. No simplemente con un análisis técnico de la situación de mercado podremos determinar qué compañías son aptas para que formen parte de nuestra cartera a largo plazo. Una vez más debemos recurrir a la diversificación y la gestión profesional.

Es por ello que existen fondos de inversión en renta variable defensivos, como por ejemplo el BlackRock Global Funds European Equity Income Fund. Este fondo obtiene una rentabilidad anualizada de un 12,1% en los últimos cinco años.

Otro ejemplo, el Fidelity Funds-Global Dividend Fund. Con un 12,3% cada año en el último lustro (5 años). Ambos se basan en una estrategia de dividendos en renta variable.

Ventaja de la renta variable

La renta variable es menos sensible a la inflación. A fin de cuentas, las empresas están basadas en activos reales (inmuebles, maquinarias, etc.), de este modo, aunque sí que es cierto que dependiendo del sector y el modelo de negocio que lleven a cabo, están mucho menos expuestas que la renta fija a los cambios inflacionarios.

Sin embargo no debemos olvidar nunca las indicaciones de Benjamin Graham e incluir en nuestra cartera al menos un 25% de renta fija.

De tal modo que un fondo de inversión en renta variable defensiva, en combinación con un fondo de renta fija en una proporción de aproximadamente un 30% (los fondos de renta fija también diversifican sus activos) sería una de las mejores estrategias para invertir a largo plazo.

Para concluir sobre en qué invertir dinero, he de indicar que en cuanto a las inversiones de medio y largo plazo hay que tener en cuenta la rentabilidad financiera y fiscal.

En este aspecto los fondos de inversión no tienen rival, la fiscalidad que ofrecen es la mejor de todos los productos financieros en los que invertir dinero.

Si aún así no tienes decidido en qué invertir dinero, contacta con nosotros y te asesoraremos.

powered by Typeform
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar