Tipos de inversiones para ahorrar con seguridad
Puntuar

Casi todos los asesores financieros consultados tienen muy claras las claves para ahorrar con seguridad: Liquidez, flexibilidad, diversificación y volatilidad controlada. ¿Qué tipos de inversiones podemos encontrar para cumplir con estos requisitos?

El ahorro conservador siempre ha partido de una perspectiva errónea. Ahorrar con seguridad no implica el tener una serie de activos que no coticen en los mercados financieros (tales como los depósitos de ahorro y la inversión inmobiliaria) para evitar fluctuaciones de mercado. De hecho, este tipo de activos son incluso contraproducentes para nuestros propósitos.

Por una parte, restan una parte de los requisitos necesarios para mantener cierta seguridad en el ahorro: liquidez y flexibilidad.

Por otra parte, necesitamos una rentabilidad cercana a un 3% para que nuestro dinero no pierda poder adquisitivo como consecuencia de la inflación (en cotas superiores al 2%) y la carga impositiva (así lo afirma Jaume Puig, gestor de GVC Gaesco).

El problema de la inversión inmobiliaria es la necesidad de grandes capitales. Aunque este asunto se puede zanjar a través de fondos inmobiliarios. En cualquier caso, el ladrillo de por sí es una inversión rígida y poco líquida. A pesar de que está considerada como una inversión segura, la historia nos demuestra que no lo es tanto. Puede ser una buena alternativa para una mayor diversificación (a través de los mencionados fondos inmobiliarios).

En lo referente a los depósitos bancarios, estos productos, salvo ofertas especiales y puntuales, están ofreciendo una rentabilidad ligeramente superior al 0%. ¿Pensamos que es seguro inmovilizar nuestros ahorros, asumiendo una serie de condiciones impuestas por el banco, para obtener tal rentabilidad (a la que, por cierto, hay que restar los impuestos)?

¿Qué podemos hacer entonces? ¿Qué tipos de inversiones nos convienen para ahorrar de un modo seguro de verdad?

Necesitamos una cartera que, a la par de tener una volatilidad controlada, nos aporte una rentabilidad mínima de un 3% con absoluta flexibilidad. ¡Vamos a por ella!

Las claves para ahorrar con seguridad

Cada ahorrador es un mundo. El primer requisito para ahorrar con seguridad es definir cuál es nuestra tolerancia al riesgo y nuestro perfil de riesgo.

Una vez determinado nuestro perfil de riesgo con una cierta precisión (para esto pueden ayudarnos los asesores financieros automatizados o “robo advisors”), estaremos en disposición de configurar una cartera adaptada; pero de corte conservador.

Una cosa es segura (valga la redundancia): Toda inversión que nos elimine la liquidez y/o que nos ofrezca una rentabilidad inferior al 3% queda fuera de lugar. No podemos considerarla como una inversión apta.

La importancia de la liquidez y la flexibilidad

Podríamos considerar a las inversiones ilíquidas como aquellos pueblos medievales que se encerraban en una ciudad amurallada para evitar ser atacados. Estableciendo una estrategia de defensa demasiado rígida. Es decir, renunciaban a la libertad en pro de la seguridad.

Sin embargo, eran ellos mismos los que terminaban sucumbiendo por falta de suministros si un asedio se prolongaba. Además, eran bastante propensos a sufrir una peste u otras enfermedades por causa del hacinamiento. En definitiva, podían ser víctimas de sus propias defensas.

El propio Maquiavelo avisó de que encerrarse en un fuerte traía consigo más desastres que ventajas. Era un error militar de tipo táctico.

Efectivamente, inmovilizar nuestros ahorros supone coartar la flexibilidad, imponer un aislamiento. Si las condiciones cambian y la enfermedad se instala dentro de nuestras murallas, no podremos escapar de ningún modo.

Las estrategias defensivas se plantean de otro modo. Para dotar a una inversión de seguridad hay que tener presente la necesidad de una buena gestión. Este aspecto exige poder maniobrar con total libertad.

Hoy en día, cuando nos referimos a activos conservadores, sin renunciar a la liquidez y una relativa flexibilidad, sin duda estamos hablando de la renta fija.

New Call-to-action

La renta fija en el ahorro conservador

Por regla general, la renta fija es el producto estrella de las inversiones conservadoras. No obstante, Miguel Ángel Paz (director de inversiones de Unicorp) realiza una reflexión interesante:

“El incremento de la volatilidad de la renta fija ha venido para quedarse”.

Lo que Miguel Ángel Paz quiere poner de manifiesto es precisamente la influencia que los bancos centrales tienen en este tipo de inversiones. Así como el tipo de políticas que están desarrollando.

En los últimos tiempos se han llevado a cabo una serie de programas de compra de activos de renta fija, para inyectar liquidez y combatir el riesgo de deflación. Ahora que la Reserva Federal está fuera de esta escena, incluso subiendo tipos de interés, y que el Banco Central Europeo ya está anunciando el fin de dichos programas, la renta fija puede sufrir severas oscilaciones en su valoración. ¿Cómo podemos solventar esto?

En principio separando el grano de la paja. Debemos seleccionar y descartar automáticamente los activos de renta fija que estén sobrevalorados; además de acudir a la diversificación y gestión activa (principalmente las estrategias se centran en la renta fija a corto plazo). A la misma vez, debemos combinarla con otra suerte de activos financieros. Sólo así, podemos realizar una inversión segura.

El director de inversiones de Unicorp lo tiene bien claro: Las claves del ahorro conservador están en la “renta fija flexible y mixtos”. Un buen reparto del riesgo a través de la diversificación es imprescindible.

Esta visión encaja muy bien con la que propone Ignacio Perea, director de inversiones de Tressis:

“Una cartera diversificada con una volatilidad esperada del 2%-3%”.

Ignacio Perea asigna un lugar preeminente a la renta fija dentro la cartera de inversión propuesta. Pero, incide en la necesidad de incluir otros tipos de activos en la cesta global y, sobre todo, diversificar bien la propia renta fija.

¿Cómo podemos construir este tipo de cartera? Lógicamente, necesitamos liquidez, flexibilidad, diversificación y volatilidad controlada. Los fondos de inversión son el único producto financiero que combina todas estas ventajas. Más alguna que otra adicional, como por ejemplo la fiscalidad.

Cartera global y fondos de inversión para ahorrar con seguridad

Tomando como modelo de base las carteras propuestas por estos asesores financieros, más otras que no hemos nombrado para no hacer muy pesada esta exposición (por ejemplo, Profim o iCapital), podemos llegar a las siguientes conclusiones sobre qué tipos de inversiones nos convienen si adoptamos una estrategia defensiva:

  • La renta fija debe ser es el activo protagonista. Aunque debemos seleccionarla bien (renta fija flexible; bien diversificada y con una gestión activa) y combinarla con otros tipos de activos.
  • La Bolsa (renta variable) no puede faltar en una cartera de inversión, si queremos dotarla de ese plus de rentabilidad que nos haga alcanzar el objetivo mínimo. Sin embargo, tiene una función de apoyo; es secundaria.
  • Los fondos de retorno absoluto también tienen un importante papel. De este modo es posible realizar inversiones en renta variable desvinculándose de la acción del mercado. Con una absoluta libertad en su gestión.
  • Debemos incluir algún fondo monetario. Equivalente a tener un dinero en reserva de liquidez.

Siguiendo estas directrices, básicamente podríamos componer una cesta global de fondos del siguiente modo:

Como se puede observar, es una cesta de corte conservador; con todas las características y claves descritas anteriormente.

Algunos fondos de inversión que nos pueden ser útiles para esta cesta podrían ser los siguientes:

  • Groupama Enterprises (dentro de la categoría de fondos monetarios)
  • Carmignac Portfolio-Securité (renta fija diversificada a corto plazo)
  • M&G Conservative Allocation Fund A EUR (Mixto defensivo global)
  • Magallanes European Equity (renta variable europea de capitalización flexible)
  • BSF Americas Dividend Eq. Abs. Return ( “Market neutral”).

Como último apunte, debemos hacer hincapié en la capacidad de sobreponderar e infraponderar cualquier parte de nuestra cesta global, en función de la tolerancia al riesgo y el panorama económico. Manteniendo una cierta proporción en la estructura básica, como es lógico, los porcentajes de distribución pueden variar.

Esta cartera modelo y los fondos expuestos pueden ser un buen ejemplo de los tipos de inversión que nos pueden ser útiles para ahorrar con seguridad. Podemos traspasar capitales entre todos los fondos con absoluta libertad y sin que nos suponga un coste fiscal. En otras palabras, tenemos otro punto a favor en la ya mencionada liquidez y flexibilidad, tan importantes para estas estrategias de ahorro.

form-7-claves
mm
Economista y PDD por el IESE. En 1995 constituí una empresa pionera en España para la implantación de Internet en empresas, y siempre he trabajado desde este campo para ofrecer soluciones innovadoras a través de la red. Me interesa cómo la gente usa Internet para relacionarse y el cambio que ha supuesto en el mundo, así como el SEO, el Lean Start up y cómo se pueden lograr servicios masivos e innovadores con costes contenidos en situaciones de grandes economías de escala. Estoy acostumbrado a constituir y liderar en equipos de alto rendimiento en entornos competitivos, internacionales, multidisciplinares, competitivos, innovadores y complejos, donde la rentabilidad, durabilidad, rapidez de respuesta y adaptación al cambio constituyen factores claves en la consecución de resultados para el resto de accionistas.
Posts recientes

Buscar